Disfruta del turismo rural en Cantabria en la Posada rural el Remanso, cerca de Cabarceno y Santander

RESERVA ONLINE

BUSCAR

Parque natural de los Collados del Ason

En el municipio de Soba, Cantabria, norte de España:

Cascada del Ason

Para los amantes del turismo en contacto con la Naturaleza, muy cerca de nuestra Posada se encuentra el Parque Natural de los collados del Asón.

Uno de los valles más agrestes de Cantabria, destaca por sus escabrosos macizos calizos, que albergan en su interior una bella colección de bosques de hayas milenarios, robles y hermosas encinas, los más notables de la zona oriental de Cantabria, y, en general, sus bellísimos paisajes de montaña a los que se unen los valles de la zona baja del río, con verdes praderías.

Si por algo destaca este valle es por el río que le da el nombre. El río nace en los Collados del Ason, en pleno corazón del Parque Natural. A pocos metros del nacimiento, se precipita por un enriscado farallón calizo, formando una magnífica cascada de casi 90 metros de altura, en forma de cola de Caballo, formando, cuando el sol incide sobre dicha cascada un efecto óptico muy característico, un enorme y bello arco iris. A poca distancia, en el pueblo de la Gándara podemos observar otro ejemplo de cascada de porte bellísimo, se trata de los saltos del rio Gándara, y donde el visitante puede acceder al área de interpretación que se encuentra junto a dicha cascada y donde un monitor les explicará de forma totalmente gratuita los secretos e história del Parque Natural del Ason.

 

{googleDir hide_direction_text=1 from="Riotuerto" to="43.240123,-3.606412"} 

 Turismo deportivo, senderismo y naturaleza:

El río Ason tiene una tradición truchera y salmonera, reúne en sus orillas pueblos llenos de tradición e história que todavía conservan sus costumbres de marcado carácter rural. Al llegar al curso más bajo del río, nos encontramos la gran riqueza faunística que ofrece la Reserva Natural de las marismas de Santoña, ideal para observar aves.

 

Cantabria es un museo Natural, cada rincón esconde un bello paraje, una bella panorámica que invita al relajo, y en el desconocido y salvaje Parque Natural del Ason, el tiempo, ha decidido anclarse conmovido ante tan singular belleza; montaña, bosques de ribera, caudalosos y briosos rios y un mundo subterraneo confluyen y conviven dando una lección de permanencia y equilibrio con el paso de los años y las estaciones, todo un escenario único para disfrutar del turismo rural en estado puro.